cancelar
Mostrando los resultados de 
Buscar en lugar de 
Quiere decir: 

Tema original:

#RETO 1 #DeVacacionesConMembers #RetoXenotes

(Tema creado el: 07-05-2022 03:23 PM)
AzuEstrada
Active Level 2
Opciones
Noticias y Eventos
Esta aventura empieza en el 2009...

Mi nombre es Azucena Estrada, y viajé con mi hermano Raúl, mi mamá Alejandra y mi papá Raúl. Yo tenía aprox. 11 años, y mi hermano 7.
No había tecnología como ahora, aún se usaba la "Guía Roji", era poco común las reservas de hoteles por Internet.

Mi familia y yo, cada año hacemos un viaje, normalmente dentro de México.

En el 2009 mi madre, después de ver en TV reportajes sobre lo hermoso que es Chiapas, decidió comenzar la planeación de un viaje.

Trazó una ruta en la que visitaríamos varias zonas como: Palenque, Bonampak, El Cañón del Sumidero, Cascadas de Agua Azul, Lagunas de Montebello, San Cristobal de Las Casas, Chiapa de Corzo, Comitán de Dominguez, Tuxtla Gutierrez, San Juan Chamula (no recuerdo bien el orden) . Saliendo en nuestro carro desde CDMX, llegando primero a Veracruz y luego bajando hasta llegar a Tuxtla, ahí empezaba la travesía...

Cabe mencionar que nuestro carro, mis respetos, era un Chevrolet Optra, "aguantó bara".
Es importante decir que a todos los lugares donde llegamos, nunca se reservó hospedaje, mi madre sólo buscó en Internet (semanas antes del viaje) hospedajes y apuntó el nombre, entonces al llegar a nuestros destinos, preguntábamos a la gente del lugar sobre el hotel y nos daban Guía, y tuvimos la suerte de que siempre hubo habitaciones disponibles al llegar... hasta que... 

Llegó el día, dentro del itinerario, de ir a visitar las hermosas "Lagunas de Montebello", el día era soleado, aunque se acercaban nubes que pintaban a volver el día lluvioso.

image
Lagunas de Montebello, Chiapas, México


La visita fue hermosa, ver cómo las Lagunas cambiaban su tonalidad dependiendo de cómo les pegaban los rayos del sol. Estuvimos un rato apreciando la belleza de postales que nos regalaba la naturaleza, hasta que empezó a llover. En ese momento mi madre dio pauta para que saliéramos de ese lugar y nos dirigiréramos al siguiente hospedaje, ya que como hay selva, anochece más temprano. 

El siguiente hospedaje se llamaba " Las Nubes" este fue recomendado por un amigo que fue antes que nosotros a Chiapas, y dijo que era bellísimo. Literalmente para llegar fue subir y subir y subir hasta llegar hasta las nubes!, fueron más de 50 minutos para por fin llegar.
Mi mamá se baja del carro, para pedir en la recepción 1 habitación para 4 personas, estábamos esperando en el carro la "batiseñal" para poder bajarnos y bajar las maletas... pero vemos a mi mamá volver de la recepción con la cara pálida y seria, se sube al carro y nos dice:

  "Ya no hay habitaciones"
Mi papá al escuchar esto se le queda viendo a mi mamá y le dice:

  "Y ahora ¿qué hacemos? Ya no tarda en anochecer, y hay que bajar de aquí, para tomar de nuevo la carretera"

Mi mamá le dijo a mi padre que no pensaran dos veces, que ya había que salir de "Las Nubes" para que la caída del sol no nos tomara por sorpresa en el camino.

Volvimos al trayecto de bajada, más de 50 minutos de regreso. Empieza la tensión...

Cuando llegamos a la carretera, mi padre sabía que teníamos que irnos hacia la izquierda, pero mi madre tenía la idea de enconcontrar el siguiente hotel sobre el trayecto, para evitar manejar de noche... y nos fuimos hacia la derecha.

Empezó nuestra aventura, no aparecía ni un lugar donde comer, ni un hotel dónde llegar, sólo retenes "militares", el tanque de gasolina se vaciaba y la única gasolinera en el camino estaba cerrada, la frondosa selva nos apretaba cada vez más y más, y la noche caía. La carretera estaba llena de topes, poblados "despoblados" porque no había ni un alma a quién preguntar, y animales que se cruzaban repentinamente en el camino.

La angustia en mis padres empezó a ser cada vez mayor. Ya era noche, y no era opción dormir en medio de la selva por nuestra seguridad. Teníamos hambre, sed, mi papá estaba cansado por tantas horas al volante, y seguíamos y seguíamos... hasta que encontramos a un señor viejo en su mecedora, afuera de su casita, en la carretera totalmente vacía, le preguntaron mis padres en dónde podían conseguir un lugar dónde dormir, y contestó:


"Allá por el río"

Y señaló un camino alterno, que mi papá tomó sin dudar, y entramos a una brecha en medio de la selva. El medidor de gasolina era casi emperceptible, en cualquier momento podía quedarse el auto tirado. Mi hermano de 7 años dormía a ratos y yo percibía la preocupación de mis padres, escuchaba los sonidos nocturnos de la selva, y al voltear a ver por mí ventana, era completa obscuridad.

Al final del camino nos encontramos con varias casitas, no había calles, simplemente era lodo, y mis padres preguntaron al único habitante del pueblo que estaba afuera de su casa en dónde podíamos hospedarnos, y este contestó:


"Allá por el río"

Y les señaló un camino
Mi papá sin dudar, siguió el camino que el señor señaló.

El marcador de gasolina había llegado a la última raya...al abrir las ventanas, escuchábamos a lo lejos el sonido de un río corriendo, y al final de esa vereda, vi como a mis padres se les iluminaron los ojos. Volteé hacia donde ellos estaban mirando, del lado derecho se encontraban camiones de turistas estacionados, llegamos a un lugar llamado
"Escudo Jaguar"


image
Trayecto Centro Ecoturístico "Las Nubes" - Centro Ecoturístico "Escudo Jaguar"


Mi madre se bajó corriendo del carro, llegó a la recepción y pidió una habitación, ¡era la última que quedaba!
Preguntó si aún había servicio de restaurante, y nos dijeron que ya no quedaba mucho de comida, mi mamá pidió que nos dieran lo que quedaba, pues llevábamos horas en carretera, sin comer, ni tomar agua.
Todo estaba obscuro, estábamos demasiado sudados, mis padres demasiado tensos.
Mientras comíamos en el restaurante escuchábamos la fuerza del río que corría a lado de nosotros, no teníamos idea de a qué parte de Chiapas habíamos llegado.
Nos fuimos a la habitación, y como era un lugar ecoturístico, eran cabañas, no muy amplias, los baños eran baños compartidos, y estaban afuera.
Lo único que queríamos en ese momento era descansar...

En cuanto salió el primer rayo de sol, mi mamá salió de la habitación y se fue a investigar en qué lugar nos encontrábamos.
No sé cuánto tiempo pasó, pero cuando volvió, abrió la puerta y nos dijo:

"¡NO SABEN QUÉ BELLEZA!, ¡Ya nos tengo un recorrido nuevo! Contraté a un lanchero para que nos lleve a unas ruinas que están por aquí, a las cuales sólo se puede llegar por el río, tenemos 1 hora, así que métanse a bañar ya."

Mi papá le contestó:

"¿Cuáles ruinas?"

Mi mamá le respondió:

"Se llama Yaxchilan, y se llega por el río Usumacinta, que es el río que está aquí a lado"

Mi papá es MUY bueno en Geografía, y cuando escuchó ese nombre, le dijo a mi mamá:

"Estamos en la frontera de México con Guatemala"

Mi hermano y yo nos volteamos a ver y nos quedamos 😲😲😲, y mi mamá se quedó: 😳😧

En fin, nos metimos a bañar, desayunamos y nos fuimos con el lanchero.

image
Centro Ecoturístico "Escudo Jaguar", Chiapas, México


Nos veías en una lancha, recorriendo contracorriente el magnánimo río Usumacinta, asomándose de nuestro lado derecho Guatemala.

Después de 30 minutos de recorrido, llegamos a las fascinantes ruinas de
Yaxchilan.
Un lugar mágico en el que nos acompañaron en nuestro recorrido los monos aulladores, con su aullido tan característico y su presencia. El único lugar que no estaba planificado en nuestra ruta de visita a Chiapas, resultó ser el más hermoso y enriquecedor para nuestra familia... Esto para mí fue un aprendizaje:


Déjate guiar por el camino, confía, al final del recorrido siempre encontrarás una luz que te ilumine



image
Zona Arqueológica Yaxchilan


2 Comentarios
AzuEstrada
Active Level 2
Opciones
Noticias y Eventos
El carro que "aguantó bara"IMG-20220409-WA0058_89885_1656955184.jpg
SamsungMembers
Community Manager
Opciones
Noticias y Eventos

Genial 🙂